Ceniza, conciencia y conversión

Este miércoles 26 de febrero, viviremos nuevamente la tradición de simbolizar, con una cruz de ceniza en nuestra frente, la voluntad de aceptar el regalo que Dios nos dio, con infinito amor, a través de la pasión, muerte y resurrección de nuestro Salvador, Jesucristo.

Siempre que se trate de vivir nuestro cristianismo, te invitamos a tomar conciencia de lo que ello implica. He aquí el origen, significado y propósito del Miércoles de Ceniza:

  • Marca el origen de la Cuaresma, o los 40 días que preceden al Jueves Santo, Día de la Santa Cena, en la que se conmemora la última comida que compartió Jesús con sus apóstoles, horas antes de ser encarcelado y crucificado.

  • El mensaje bíblico de la Cuaresma puede ser resumido en una sola palabra: “metanoeiete”, es decir “Convertíos”.
  • La ceniza se aplica en la frente de las personas dispuestas a vivir estos 40 días enfocadas en reencontrarse con Dios, mediante su hijo y la gracia (favor inmerecido) que este nos concede, al asumir nuestros pecados en la Cruz, para salvación de los que le crean y acepten. Es la llamada conversión.

  • Las cenizas se obtienen al quemar las palmas usadas en el Domingo de Ramos del año anterior.

  • Era práctica común en Roma que los penitentes comenzaran la tradición de la Cuaresma salpicados de cenizas, bajo el principio de la inexorable caducidad y efímera fragilidad de la vida humana, sujeta a la muerte. “Polvo eres y en polvo te convertirás”.
Fuente: ACIPRENSA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *