Reproducir vídeo

#YoSoyLeonardino, #TengoQue Servir

Durante mayo y junio, estaremos compartiendo contigo testimonios de sacerdotes, monjas y personas allegadas a nuestra OMD, como la #JuventudLeornadina, en los que responderán preguntas en torno a mitos, interrogantes y otras variables de la vida consagrada… 

¿ES ABURRIDA  LA VIDA DE UN SACERDOTE O UNA RELIGIOSA? ¿PUEDEN HACER LO  QUE QUIERAN? ¿POR QUÉ NO SE CASAN? ¿QUÉ DUDAS ENFRENTA UNA PERSONAS AL ELEGIR LA VIDA CONSAGRADA… FAMILIA, AMIGOS, TRABAJOS, RELACIÓN DE PAREJA, REALIZACIÓN PERSONAL, ESTUDIOS, DINERO? ¿CÓMO VENCIERON ESOS TEMORES QUIENES NOS HABLAN AQUÍ DE SUS EXPERIENCIAS?

Con estos y otros contenidos nos sumamos a la 57º Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones. Nuestro lema: #SoyLeonardino, #TengoQueServir

¿Es aburrida tu vida? Una monja y un sacerdote abordan este y otros mitos sobre la vida consagrada

«Si me preguntan que si mi vida es aburrida, diría que para nada (…). Salimos de misiones, visitamos enfermos y personas muy solas…», responde la novicia Ivonne Arellano, Carmelita misionera.

 

«¡Claro que es aburrida! Pero Dios no nos llamó a entretenernos, nos llamó a ser felices (…) ¿Me preguntan si los curas deberían casarse? Yo digo, más bien los casados deberían ser curas…», afirma el padre Eduardo Winser, párroco de la P. Nuestra Señora de las Angustias (Bogotá) y maestro de novicios.

Si fueras religiosa o sacerdote,
¿Cómo te hubiera gustado ser?

«Yo creo que habría sido de las Carmelitas, ya que son mujeres extraordinarias, felices, dedicadas, santas, que ayudan a su comunidad. Creo que me hubiesen visto trabajando en hospitales, guarderías y escuelas, para servir a otros». María Paz Moya, @pacitamoya, docente, emprendedora y mujer de una profunda conciencia social y experiencia de fe.  Actualmente reside en Dublín, Irlanda, donde está perfeccionando su inglés.

«Yo sería un sacerdote de esos están en las calles. (…). Me gustaría estar con jóvenes, con los niños y con la música.  O donde Dios quizás me llame» .  Camilo Ramírez Barrera, @mlo_barrera, estudiante de enfermería  en Calama. Amante de la música y asiduo al canto y a la guitarra. Coordinador de la Pastoral juvenil de la Parroquia Nuestra Señora de la Merced de Calama. Dueño de un profundo espíritu de servicio y consciencia de justicia social. 

¿Qué dudas tuviste al decidirte por Dios?
Una religiosa y un sacerdote responden...

«Temía no poder responderle a Jesús, desde mi fragilidad, sabiendo que esta llamada era para siempre. Y lo otro, era dejar a mis padres, causarles un sufrimiento, porque creí que iban a pensar que los abandonaría. ¿Cómo lo superé? Respondiendo a las preguntas que el Señor me iba haciendo, en mi encuentro cotidiano con Él, a través de la oración…». Sor Claudia Cáceres, Congregación Religiosas de Santa Marta y Educadora de párvulos.

«(…) Creo que en estos tiempos en los que la sociedad nos ofrece tantos y tan variados estilos de vida, el poder decirle SÍ al Señor nos sumerge en muchas dudas o temores… familia, amigos, pareja. En mi caso, yo me lancé. Es simplemente lanzarse impulsado y confiado en el amor que Dios nos tiene. Creo que, ante una llamada del Señor, basta simplemente  con abandonarse, entregarse incluso con esos miedos».  Marcelo Zeballos, Religioso Leonardino. Sirve en Bogotá, Colombia.

«Yo no puedo vivir sin mi familia, en especial, sin mis padres. Sin embargo, después de haber ingresado a la OMD, encontré una nueva familia. Veo a los padres como a mis padres, y a los hermanos, como a mis hermanos. Ahora pertenezco a esta comunidad; ya no tengo miedo». Fra Kasman, seminarista leonardino OMD. Indonesia.

 

«No fue fácil dejar familia, amigos, estabilidad laboral, para seguir el camino del llamado de Dios. Me ayudaron mucho la oración, los consejos y la compañía de los sacerdotes que me acompañaban vocacionalmente. Ahora gozo por el hecho de que, en la vida consagrada, he encontrado también una familia y hermanos. Hno. Alexander Cruz, novicio leonardino. Colombia.

¿Qué te escandaliza de
la sociedad y de la Iglesia?
¿Imaginaste la realidad que vives?

«No imaginé la realidad que vivo ahora, pero sí la pensé (…); era obvio, cuando hay un sistema corrupto como en el que vivimos, neoliberal, tiene que haber un alzamiento en algún momento, una liberación de consciencia colectiva. Me escandaliza la falta de humanidad, me duele la deshumanización, en la sociedad y en la Iglesia. Eso de que el ser humano se convierta en lo último». Hna. Sandra Henríquez, Carmelita misionera.

«De la sociedad, me escandaliza la falta de responsabilidad y solidaridad por el bien común, y por parte de algunas personas de la iglesia, es la falta de saber sufrir, es decir, un sufrimiento con significado, con sentido y con frutos. Lo que hago delante de todo esto es pedir la gracia de Dios, para poder ser un instrumento útil a su reino». Fray Richard, Religioso de la Fraternidad El Camino.

¿Qué ha sido lo más gratificante
de ser "cura" o "monja"?

«Si hay algo de lo que nunca me voy a arrepentir es que, desde el día en que dije SÍ a Dios, dije SÍ al Señor y a la Iglesia, me he encontrado con lo mejor del mundo, con lo más hermoso que tiene la Tierra, que son las personas, la gente. He aprendido a amarlos a todos, a los buenos y a los malos, a los santos y a los pecadores». RP Alejandro Abarca, Delegado General de la OMD Chile-Colombia y párroco de San lázaro.

«La alegría de servir a los más pobres, mirando la vida desde el Evangelio. Compartir la vida de igual a igual, me hace más humana para comprender la fragilidad propia y ajena. Jesús de Nazaret me anima a salir al encuentro de los más necesitados». Hna. María Eugenia Farías Catejo, Religiosa de la Congregación del Amor Misericordioso.